Crónica IPN Once K: ¡Nunca te detengas!

entre_corredores_oncek

Texto por: Fernando Peralta. Imagen “Medalla Once K” por: Frank CasPe


Si alguien escucha “corre por tu vida”, pensaría que se trata de un típico cliché en una película de terror donde un ser vulnerable intenta escapar de su agresor; “¡nunca te detengas!” es la oración que se dice a sí mismo ese ser vulnerable. Pero no, ambas frases son simplemente los lemas oficiales de la carrera que organiza el Instituto Politécnico Nacional; la primera corresponde a la carrera del 2013 y la segunda pertenece a la de este año que se llevó a cabo el pasado domingo 18 de mayo.

La carrera “IPN ONCE K” se ha vuelto una tradición a pesar de que este 2014 apenas fue su séptima edición. Estuvo organizada por el Instituto Politécnico Nacional, por Canal Once y por la Fundación Politécnico, A.C. Había dos opciones: cinco y once kilómetros. Aunque muchos se inscribieron en la primera, la importante y la que la mayoría de los corredores prefiere es la de once km.

El recorrido de la ruta más larga comenzó en el Casco de Santo Tomás, justo frente a las instalaciones de la televisora politécnica, y terminó en el Estadio “Wilfrido Massieu”, de la Unidad Profesional “Adolfo López Mateos”, en Zacatenco.  Esta justa deportiva no se celebró únicamente en el Distrito Federal, también se llevó a cabo de manera simultánea en 21 ciudades de la República Mexicana: Cancún, Campeche, Culiacán, Hidalgo, Los Mochis, Mazatlán, Oaxaca, Reynosa, Querétaro, Silao, Tampico,Tijuana, Ensenada, Tlaxcala, Zacatecas, Morelia, Xochitepec, Chihuahua,Papantla, Cajeme, Guerrero y Durango..

Km 0. Cientos de corredores se dieron cita desde temprana hora en el Casco de Santo Tomás. Más que un evento deportivo, parecía un desfile de moda. Hubo algunas personas sencillas que sólo fueron con playera, shorts y tenis. Hubo otros más pudientes: llevaban mallas deportivas, tenis marca Adidas o Nike, bandas para sudor en la frente y las muñecas, cangurera para cargar el celular y los audífonos. Tampoco faltaron las señoras con maquillaje y peinado de salón de belleza. Los más criticados fueron los que traían puestos tenis Converse..

Después de haber entonado el Himno Nacional y de haber gritado con entusiasmo la porra del IPN —¡Huélum, Huélum, Gloria/A la Cachi Cachi Porra/A la Cachi Cachi Porra/Pim Pom Porra/Pim Pom Porra/Politécnico, Politécnico/Gloria!—, la Dra. Yoloxóchitl Bustamante Díez dio el banderazo de inicio. Los corredores avanzaban despacio; son tantos que aún no se podía empezar a correr. Muchos saludaban a la Directora con la mano y los demás esquivaban a los que saludaban a la Directora.

Km 2 y 4. En estas partes del recorrido, los deportistas tuvieron que atravesar por dos puentes en Circuito Interior: el primero cruza av. Jardín y el segundo cruza Calzada Vallejo y av. Insurgentes. La pendiente es tan pronunciada que, cuando subían, la respiración se volvió más entrecortada e incluso algunos comenzaron a caminar. Después de la cresta empezó el descenso. Los corredores retomaron el ritmo y bajaron como si ningún obstáculo los hubiera detenido.

Km 6. Hombres y mujeres iban concentrados en sus pasos, en su movimiento de brazos, en su respiración, en llegar a la meta. La mirada se concentraba en el suelo que está por delante. Gotas de sudor escurrían por la frente, recorrían rostro y cuello para finalmente unirse a la playera húmeda. A estas alturas, la idea principal de los corredores fue “ya estoy más allá que p’acá”; el “¡nunca te detengas!” comenzaba a adquirir sentido.

Km 8. Se adentraban ya en Zacatenco; la meta estaba cada vez más cerca. Lo único que odiaban en esos momentos era escuchar a los espectadores decir “ya te falta poco, es aquí a la vuelta”, cuando en realidad faltaban tres kilómetros. Pero estos pensamientos pasaron a segundo plano cuando a lo lejos visualizaron a Fernanda Tapia. Corredores sacaron su celular para tomarle una o varias fotografías. Otros se detuvieron para saludarla, a lo cual Tapia responde: “¡No te detengas!, sigue corriendo”.

Km 11-Meta. Por fin llegaron al Estadio “Wilfrido Massieu”. Parece que pisan arena con lo suave que se siente la pista de atletismo. Miraron a su alrededor y notaron que las gradas estaban llenas de personas echando porras. Esto resultó ser lo más motivador: terminar la carrera y al mismo tiempo ver que la demás gente los apoyó sin siquiera conocerlos. Ahora ellos entienden la dimensión de lo que significa “corre por tu vida”.


¿Y a ti dónde te tocó correr los ONCE K del IPN?  #OnceK #EntreCorredores


Síguenos a través de nuestras redes sociales:

http://www.facebook.com/EntreCorredores

https://twitter.com/entrecorredores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s