Mientras siga entre corredores

entre-corredores

Fotografía y texto. Frank CasPe Revisión de estilo: Fernando Peralta & Oscar Peralta


 

Aquel atardecer no significaba el fin de un camino, ni tampoco un cese a las ganas de seguir corriendo, solo era una pausa mientras disfrutaba de ese instante con los pies sumergidos a la arena mientras las olas chocaban entre sí. Esperé hasta que el sol dejara de verse en el horizonte. Era el mes de febrero y había pasado  un mes desde que decidí abandonar mi empleo como profesor en una universidad pública, tenía la sensación de que habían pasado tres años de mi vida sin grandes cambios, lo más relevante en ese período de tiempo había sido la fundación de una empresa en medios audiovisuales que no prosperó, haber iniciado un posgrado y entrar de lleno al mundo de los corredores.

Para el mes de marzo correría mi primer maratón en la ciudad de Torreón y para ser franco no estaba tan convencido de correrlo, me había inscrito a él más bien influenciado por algunos amigos que por querer hacerlo, pese a ello, los días cercanos a la competencia y la efervescencia de los entrenamientos cubriendo distancias que nunca antes me había propuesto realizar me fueron motivando día con día.

¿Dónde estaba cuando tomé esta imagen? Durante un mes estuve viviendo en casa de un primo en Puerto Vallarta, por allá continué un plan de entrenamiento que descargué de un sitio web, para todos lados llevaba puestos los tenis y cargaba mi cámara fotográfica pero no siempre los usaba muchas veces me sentí mejor disfrutando contemplando mi alrededor, quieto y en silencio dejé que el vaivén de la vida siguiera su flujo.

Para sobrevivir económicamente ayudaba a mi primo en su negocio, y hacía alguna que otra sesión de fotos. Salí varias veces de fiesta y andaba en el día de un lado a otro, entre Vallarta y la Riviera Nayarita, me estaba encantando ese modo de llevar los días y consideré en repetidas ocasiones radicar en aquel paradisíaco lugar, sin embargo, no quería abandonar dos cosas: terminar mi posgrado y realizar mi primer maratón.

Entonces ¿qué hacía yo mirando el ocaso de un día? Dejaba que la vida me preguntara si estaba a gusto con lo que hacía y qué era lo que realmente quería hacer los siguientes días, cerraba los ojos y respiraba profundo mientras guardaba la imagen del sol dentro de mí. Me respondí mientras la melodía del océano anunciaba la llegada de la noche que quería reunir en un solo proyecto profesional varias de mis pasiones: la fotografía, el video y el deporte, el cual desarrollaría como proyecto final de mi posgrado.

Antes de volver a la Ciudad de México agradecí a mi primo su hospitalidad y todas las vivencias que pasamos juntos, así fue como con energía renovada regresé a casa para concluir con éxito mis metas trazadas para mediados de año: corrí el maratón, empecé a dar servicio de fotografía y estrategias de comunicación digital de manera independiente además de iniciar este proyecto llamado “Entre corredores”, el cual ha sido muy importante para mí ya que gracias a él he podido reforzar lazos de amistad y conocer personas grandiosas que día a día me inspiran a seguir adelante.

Hay algo que me caracteriza como persona, y es el hecho de que no me gusta quedarme quieto por mucho tiempo haciendo lo mismo en un solo lugar, así que decidí tomar una pequeña pausa como aquella en Vallarta para decidir sobre el futuro de este proyecto, tomé un papel y un lápiz para apuntar lo que deseo desarrollar, sólo puedo adelantarte querido lector que pondré todo de mi parte para que pronto veas reflejado estos cambios. Está próximo el fin de un maravilloso ciclo para darle vida a nuevos retos. Nos leemos entre corredores.


¿Cómo ha influido en tu vida convivir entre corredores? #lavida #entrecorredores


Sígue a  Entre Corredores a través de:

http://www.facebook.com/EntreCorredores

https://twitter.com/entrecorredores

 

 

Maggie Chapela, comencé a correr por culpa de Monterrey.

entre-corredores-camino-de-santiago

Fotografía y texto. Frank CasPe    Revisión de estilo: Fernando Peralta & Oscar Peralta

Lo último que supe de Maggie es que había dejado de correr por motivos de salud, mediante redes sociales había publicado fotografías de cómo llevaba su proceso de recuperación, así que cuando vino al Distrito Federal, lo primero que quise saber era qué le había pasado realmente, puesto que en casi dos años había tenido un notable progreso de sus tiempos como corredora.

Fue entonces que asistió al medio maratón de Coahuila  en el mes de junio pasado, tras varios meses de duro entrenamiento de la mano de su coach Jesús Capula Torres,  ella estaba segura de lograr terminar su segunda competencia en esa distancia a un buen ritmo, sin embargo tuvo que parar en el kilómetro catorce, simplemente no pudo seguir, de urgencia fue llevada al hospital para después trasladarse a Monterrey, una fractura en la cabeza de fémur en una de sus piernas la mantuvo una semana completa de reposo total donde le aplicaron varios estudios en los cuales fue diagnosticada de ostopenia en alto grado, algo anormal para alguien de su edad. La ostopenia se deriva de una pérdida de calcio en los huesos y puede desarrollarse osteoporosis si no se detecta a tiempo. Por ahora Maggie tendría que dejar de correr.

En la naturaleza de Maggie se encuentra un espíritu viajero impulsado en ocasiones por circunstancias laborales de la familia y también por gusto personal, como su travesía en Camino de Santiago en el 2002, o bien su paso en el área de  logística de eventos deportivos en León, Guanajuato por tres años, razones le sobran para crear lazos de amistad en los rubros en los que se ha desempeñado y ahora más que se ha visto envuelta en el ámbito de los corredores.

Su ex jefe en León padecía de cáncer y pese a ello nunca fue razón suficiente para que él dejara de correr maratones, esa situación la lleva presente más ahora que se encuentra rehabilitándose, no pierde de vista volver pronto a la práctica deportiva, en este año tenía planeado correr el maratón de Monterrey, por ahora tendrá que esperar, sin embargo ella estará ahí para apoyar a su grupo de amigos corredores.

Y es que le tiene tanto cariño a esta ciudad (Monterrey) porque prácticamente fue la culpa de que ella empezara a correr, desde que llegó a vivir en aquellas tierras se percató de que todo el tiempo había gente corriendo en las calles: está en la esencia de los regios el ser tan competitivos. Tras animarse a disfrutar de esta actividad vinieron las primeras competencias donde siempre es alentada por  su marido y sus dos pequeñas hijas. El inicio sería una carrera de cinco kilómetros en noviembre del 2012, luego seguirían otras tantas de cinco y de diez kilómetros, el paso efímero por Runners North hasta unirse a un grupo de corredores llamados Rol Mty al cual les tiene un gran aprecio y cariño.

Las horas han transcurrido vertiginosas conversando con Maggie, han sido diversos temas los que han surgido a partir del mundo de los corredores que este espacio como en otras ocasiones queda corto para abordarlos todos, sin embargo me queda el buen presentimiento de que con disciplina y buenos cuidados pronto la habremos de encontrar en una carrera ya sea como competidora o echando porras a todos sus queridos amigos. Siempre ella con una gran sonrisa.


¿A qué tipo de lesiones como corredor te has enfrentado? #lesiones #entrecorredores


Sígue a  Entre Corredores a través de:

http://www.facebook.com/EntreCorredores

https://twitter.com/entrecorredores


*A Maggie la puedes leer periódicamente en http://blog.racinghub.co