Diana Sahagún, el ánimo de correr.

entre-corredores-diana

Imagen y texto: Frank CasPe/ Corrección de estilo: Fernando Peralta y Oscar Peralta.

La historia de Diana Sahagún  como corredora se remonta al hecho de que hace seis años su hijo Brian sufrió lesiones en los ligamentos de las piernas mientras jugaba fútbol americano, esto provocó que él cayera en depresión. Como madre no pudo soportar esa situación, y decidió agotar todos los recursos posibles para que su hijo volviera a practicar su deporte. El regreso a las canchas tardó dos años en llegar. Durante ese tiempo, Diana se volvió pilar en la rehabilitación de Brian dado que ella llevaba a cabo los ejercicios que los médicos le indicaron.  El éxito fue consumado: él volvió a jugar y hoy en día entrena con el primer equipo de los Borregos del Tec de Monterrey Campus Santa Fe como line back.

Se preguntarán, ¿y Diana cuándo empezó a correr? Poco tiempo después. Cuando sus hijos ingresaron a la universidad, tuvo que trabajar alrededor de tres años para costear las colegiaturas. De esta manera pudo apoyar económicamente al padre de sus hijos, el cual comenzaba un negocio propio. Una vez estacionada por Coyoacán, antes de iniciar el horario laboral, se atrevió a seguir a personas que vestidas deportivamente se dirigían a un lugar desconocido para ella: los Viveros. Le fascinó aquel mundo, a pesar de haberse perdido en aquella ocasión tras caminar en los circuitos del lugar. A su modo, y con algunos acuerdos con el jefe de trabajo, acudía cada mañana a trotar durante el tiempo que trabajó cerca de esa zona.

La primera carrera fue circunstancial. Un grupo de amigas se propuso obtener un número para un evento organizado por Bonafont en el 2012; ella fue la única que pudo lograrlo. Aunque temerosa por correr sus primeros cinco km, su propio hijo fue quien le motivó: tal como ella hizo con él años atrás. Si él había vuelto a jugar, ¿por qué ella no podría terminar una competencia? Y así fue como logró llegar a la meta.

Con el tiempo se unió al grupo de corredores “En Dónde Correr“. Ahí halló gente valiosa con la cual convivir y hacer de esta práctica algo habitual para su vida. Cabe mencionar que un día propuso amarrar una pulsera verde (su color favorito) para distinguirse en las carreras y así identificarse entre ellos y echarse porras; después vendría la playera distintiva que el grupo adoptó y mediáticamente fue un éxito. En este sentido, Diana encontró un acto muy gratificante: apoyar a las personas le satisfacía de sobremanera.

Actualmente, tiene contacto con distintos grupos de corredores con los cuales entabló una estrecha relación de amistad. A final de cuentas esto de correr se consiste en no parar, aunque sean entrenamientos cortos, distancias pequeñas, no asistir a tantas competencias: en el 2013 fue la segunda carrera a la cual acudió. Se trató de la cruzada Avon Cruzada contra el cáncer de cinco km, la hizo en honor a la abuela de sus hijos quien luchó contra esta enfermedad por 16 años.

Sí, para cada uno el correr tiene distintos significado y motivos; el de ella es la creación de lazos de amistad, los que se quedan para siempre en el corazón.


¿Qué te motiva de correr? #Motivos #EntreCorredores


Sígue a  Entre Corredores en:

http://www.facebook.com/EntreCorredores

https://twitter.com/entrecorredores